Atención integral - Fundación Acorde

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Atención integral

Patología Dual > Patología Dual extendido
EXPERTOS solicitan una atención integral para los enfermos de patología dual

Cecilia Hernández, Salamanca, 22 mayo 2015

Es un problema que afecta a cada vez más personas pero que permanece oculto tras los prejuicios y el desconocimiento. La patología dual es la coexistencia en un enfermo de la adicción a alguna sustancia (o comportamental (nuevas tecnologías, juego, etc) y de un trastorno mental, combinación que dificulta el diagnóstico de ambos problemas y que requiere de mayor coordinación entre las redes públicas de atención a los drogodependientes y los servicios sociosanitarios, para evitar eso que se denomina ‘síndrome de la puerta giratoria’. Esto es, los afectados por patología dual son tratados o por su drogadicción o por su enfermedad mental, pero no de ambos problemas a la vez, por lo que no se estabilizan y salen de una atención para recaer en la siguiente.

Así lo denunciaron los expertos reunidos en Salamanca, en las XIV jornadas técnicas de la Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Castilla y León, FEAFES CyL, que están dedicadas a esta unión de enfermedades, dos caras de la misma moneda que suponen un desafío para los profesionales de la salud y los servicios sociales.

Ángel Lozano, gerente de FEAFES Castilla y León«Hablamos de una patología muy compleja en su abordaje, que necesita de unos recursos importantes, coordinados y un nivel de  atención integral orientado a la recuperación del paciente», explicó Ángel Lozano, gerente de FEAFES Castilla y León, que cifró, asimismo, en 3.600 las personas a las que ayudó esta organización en 2014, dentro de la Comunidad. Un trabajo que viene de lejos, al igual que el descubrimiento de los primeros casos de patología dual, una realidad cada vez más «evidente» y que se ha incrementado en los últimos años.

Los expertos reunidos en el salón de actos de Caja Duero, en la plaza de los Bandos, achacaron este aumento a la crisis económica. La dureza de las condiciones a las que han tenido que enfrentarse muchos ciudadanos ha destapado enfermedades mentales y ha  elevado los casos de adicciones a fármacos. «Es algo muy grave, que tiene una gran trascendencia por su frecuencia en la sociedad y por el desconocimiento que existe en los profesionales, a lo que hay que añadir la escasez de recursos con la que abordan los casos».

A pesar de la escasa evidencia científica a la que se refirió Lozano, algunos estudios internacionales sitúan entre un 70 y un 80% los enfermos de esquizofrenia que abusan o son dependientes de sustancias, un 60% en los pacientes con trastorno bipolar, más del 70% en los trastornos de personalidad graves y cifras mayores del 30% en trastornos por ansiedad y depresión.

A estos números se refirió el primero de los ponentes, el doctor Pablo Vega Astudillo, del Instituto de Adicciones de Madrid y  vicepresidente de la Sociedad Española de Patología Dual, que explicó, de igual modo, la correlación que existe entre una patología y otra. Y es que el adicto a sustancias drogodependientes tiene más posibilidades de desarrollar una enfermedad mental y a la inversa sucede lo mismo, el enfermo mental, entre cuyos síntomas suele estar el escaso manejo de los impulsos, suele caer en adicciones. A esto se añaden, además, otras enfermedades, como el VIH‐Sida, que complican el diagnóstico, ya que implican consumo de fármacos.

Un caso específico de enfermedad que suele aparecer en los pacientes de patología dual es el tabaquismo. De hecho, en Estados Unidos más de la mitad del consumo de tabaco corresponde a estos enfermos. «Se suele mirar con indulgencia, porque bastante tienen con lo que tienen, pero no nos damos cuenta de que es otra enfermedad que constituye la primera causa de muerte en enfermos mentales», señaló Vega Astudillo. De igual modo, se alertó sobre la vulnerabilidad de los niños y adolescentes en lo que a patología dual se refiere, ya que son comunes los casos de pequeños afectados por síndrome de déficit de atención, que desarrollan trastornos de la conducta alimentaria a los 13 o 14 años, que comienzan a consumir tabaco poco después y de ahí pasan al cannabis y otras sustancias. Finalmente, a los 30 años son diagnosticados con trastorno bipolar o de la personalidad, entre otras posibilidades.

Imagen de José CabreraPor su parte, el televisivo psiquiatra y forense, José Cabrera, que intervino en la sesión de la tarde, se mostró muy crítico con el papel que hasta el momento han adoptado las administraciones públicas, «ya que no acaban de entender o comprender la situación de espacio en blanco que se genera en el abordaje de la patología». En su análisis, Cabrera reconoció que, al respecto de la patología dual, «no se sabe si fue antes la gallina o el huevo», pero la realidad demuestra que el tratamiento de los muchos tipos de casos que se dan requiere de «unas medidas específicas ajustadas y, por supuesto, de unidades especializadas bien sean de internamiento o de tratamiento ambulatorio».

INFORMACIÓN
CONTÁCTANOS
Fundación Acorde
C/ Luciano Malumbres, 3 Bjo
39011 Santander (Nueva Montaña)
Tel: 942 020 666
SÍGUENOS
Enlace a Facebook Acorde   Enlace a Twitter Acorde   Enlace a Youtube Acorde  Enlace a RSS Acorde
Icono de impresión   
  
Logo de web acreditada de interés sanitario     Logo de web acreditada de interés psicológico
© Fundación Acorde 2013. All rights reserved

contador pagina web
CONTADOR VISITAS
Regreso al contenido | Regreso al menu principal